Artículo

Volver a MujeryNegocios.com


Por Elba Alicia Machado - Contáctese con Nosotros ___________________________________________

Soy tu Biblioteca
Amor -
cuento de Silvina Ocampo, publicado en su Libro La Furia

Hoy quiero contarte un cuento de Silvina Ocampo, una escritora trasgresora que en los años cuarenta escribía dejando de lado las normas tradicionales y utilizando otros modos de representación. Se trata de una autora de lectura difícil. Esto lo atestigua el uso irreverente de la sintaxis y del lenguaje, que hacen de sus textos una expresión única, singular, dentro del género fantástico. En una entrevista, Bioy Casares, su marido, dice.

"Su obra parece como si se hubiera influido a sí misma" Con esto lo que dice Bioy Casares es que no se le reconocen influencias de otros autores.

Su primer libro de cuentos: Viaje Olvidado (1937) no tuvo buena crítica y continuaron así los sucesivos trabajos efectuados hasta 1980, en que su obra comienza a ser considerada por la originalidad de su estilo.

De ese primer libro, su hermana, Victoria Ocampo, hace un comentario en el número 35 de la revista Sur:

"…todo está escrito en un lenguaje hablado…lleno de imágenes no logradas - que parecen atacadas de tortícolis…."

Como apreciarás, el comentario es severo. Enrique Pezzoni, por su parte, señala en la narrativa de Ocampo, el escándalo de significados, la conciliación de opuestos, la afirmación y la negación simultánea del referente, entre otros muchos conceptos que describen un estilo inquietante.

En resumen, una escritora que emplea varias voces en sus escritos sin aclarar cual es el sujeto emisor, se hace muy difícil de leer, pero tal vez en eso mismo radique su genialidad.

Para comentarte elegí uno de los cuentos menos trasgresores y menos oscuros en su estilo y en su contenido. Se llama "Amor" y pertenece al libro La Furia publicado en 1959.

Unos días en una travesía, un viaje de bodas a los Estados Unidos, también para completar estudios, nos introducen en el relato. Al principio la pareja es feliz, goza del paisaje, de la divertida vida a bordo, de la compañía de los demás pasajeros, del "dolce far niente".

La narradora le adjudica al aire marino poderes afrodisíacos, estimulantes, pasionales, mucho más potentes que el de cualquier droga.


Parece querer adelantarnos el carácter tempestuoso del relato.

Del paraíso de los primeros días, los recién casados pasan al infierno de los últimos.


Se me ocurre, tras haber leído pasajes sobre la vida de Silvina Ocampo, que ella debe haber pasado por situaciones similares a las del cuento, ya te diré porqué. Es significativo también el relato en primera persona.

Entre los pasajeros la narradora menciona a Isaura Díaz (quiromántica) Roberto Crin (prestidigitador) Luis Amaral (brasileño, cazador y millonario) John Edwards (médico de quien dice que en un momento dado le salvó la vida) y a la niña Cirila Fray (a quien cuidaba unas horas por la tarde para ayudar a su madre que estaba anémica). Estos son los personajes que rodean a la pareja. El protagonista del cuento conversa con todas las pasajeras pero no le gusta que su mujer hable con los hombres. Para tratar de evitar sus celos, ella se dedica al cuidado de la niña. El viaje ya no parecía de luna de miel. Para que su marido supiera lo que era el sentimiento que ella más detestaba: los celos; cada vez que él hablaba con alguna mujer, ella buscaba algún hombre para conversar. Se reconoce a sí misma como vengativa y luego de quince días de viaje acepta la invitación al camarote de Luis Amaral quién como pretexto, pone el querer mostrarle las escopetas con las que caza. Ella reconoce que no debió haber aceptado, pero confiesa haberlo hecho para vengarse de las supuestas infidelidades del marido. Una vez dentro y habiendo Amaral cerrado la puerta con llave intenta abrazarla pero ella se defiende y grita.

El marido, por su parte, todas las noches conversa en la cubierta con Isaura Díaz, y pone su mano en la de ella, para saber más sobre su destino.

Los ánimos se exasperaban día a día "…y en ese mundo empezábamos a vivir nuestro amor de una manera equivocada" nos dice la protagonista.

El relato sube de tono con las continuas peleas del matrimonio, ninguno de los dos creía en la inocencia del otro y se "destrozaban el alma"

Un día de frío, estando como siempre discutiendo, acodados en la borda, el barco tembló, se oyó la sirena, trozos de hielo cayeron dentro de la cubierta. Ellos seguían peleando. Un oficial les dijo que el barco había chocado contra un témpano de hielo y estaba hundiéndose. Vieron como todo se golpeaba, se derrumbaba, se caía, vieron el terror en la gente, los botes de salvataje, pero ellos seguían peleándose. Los vinieron a buscar, ella dijo que quería quedarse, puesto que no había lugar en los botes para su marido. Abrieron las puertas de la segunda y la tercera clase y una avalancha de gente se les vino encima. Ella se desvaneció. Alguien los salvó y ella confesó luego que nunca perdonaría al que lo hizo porque había quedado en este mundo de peleas en lugar de haber perecido en el naufragio abrazada al marido.


Así termina este cuento bellamente escrito por Silvina Ocampo.

Seguramente el amor no es como lo plantea la autora ya que para todos no es lo mismo, pero probablemente así lo sintiera ella. Si bien no hay que confundir narrador con autor, en este caso podría asegurarse que el amor entre Adolfo Bioy Casares y Silvina Ocampo ha sido tormentoso y explosivo lo cual no significa que no se hayan amado profundamente.

Recordemos que Silvina nació en 1903 y Bioy en 1914 y que él reconoce en Descanso de Caminantes, ser un enamorado de las mujeres; que tuvo un hijo extra matrimonial y que fue pública su relación con una sobrina de Silvina.

En cuanto a Silvina Ocampo también es conocida la relación amorosa que mantuvo con Alejandra Pizarnik y que podés encontrar en el libro Los Bioy escrito por Jovita Iglesias y Silvia Renée Arias.

Si añadimos que Bioy y Silvina viajaron mucho y gozaron de bienestar económico, tal vez podamos pensar que "Amor" puede ser un pedacito de sus vidas. Los Bioy no fueron un matrimonio tradicional.

Pero volvamos al cuento, lo importante del relato es que emoción, sentimientos y naturaleza concuerdan en el estilo narrativo. Para que lo leas (no olvides que yo sólo lo resumo) te sugiero que prestes atención a cómo se van presentando los acontecimientos. La calma de los primeros días, coincidente con la calma de la naturaleza, luego el comienzo de las susceptibilidades, la desconfianza, los celos, la gran pelea. Y estos sentimientos a su vez se conjugan con el frío, con el cielo gris, con "un sol blanco que más parecía una luna", con el choque entre el témpano de hielo y el barco y finalmente el comienzo del hundimiento, que también parece señalar el hundimiento de la pareja.

¿Qué te pareció el final? ¿Hay egoísmo en ese último deseo? ¿Es así el amor? Me gustaría que lo charlemos.

Gracias por tu compañía y no olvides que como siempre, te espero.

 Soy tu Bibilioteca – Recreo Literario Elba Alicia Machado

 

Los conceptos vertidos en los artículos publicados en MujeryNegocios.com, representan la opinión de los autores y no necesariamente reflejan el criterio MujeryNegocios.com.
MujeryNegocios.com declina toda responsabilidad que pudiera derivarse de la lectura y/o interpretación del contenido de los artículos publicados

Capacitacion Virtual Publicite aqui Cursos para emprendedores volver a www.MujeryNegocios.com